¿Cómo comer Acai?

Sabor a Acai

Las bayas de acai, parientes del arándano, son frutas de origen sudamericano que pueden utilizarse para mejorar nuestros platos en la cocina. Las bayas de acai se pueden consumir frescas, en forma de zumo, helado o como ingrediente de deliciosos postres, batidos o macedonias.

La información técnica y científica y los consejos generales sobre el estilo de vida y el bienestar publicados en este blog son la opinión de los profesionales. No tienen carácter médico, ya que abordan las cuestiones desde una perspectiva informativa y no resolutiva, por lo que deben considerarse genéricas y no atribuibles a la situación particular del lector. En cualquier caso, se recomienda consultar a su médico o a otros expertos en salud para resolver cualquier duda o idea.

Beneficios del Acai en polvo

Ideal para un desayuno rico y nutritivo, sabrosa ensalada de frutas enriquecida con cereales y frutos secos. Todo ello realzado con polvo de açaí con fruta batida o yogur. La textura será suave y cremosa y el sabor delicioso.

Mezclar el yogur con la leche de coco en un bol. Añade el polvo de açaí y sigue removiendo hasta que esté suave y uniforme. Endulzar con miel y seguir removiendo. Corta el coco en tiras finas y después de pelar el plátano córtalo en rondas. Repartir la fruta sobre la mezcla y, por último, añadir los cereales o el muesli. Este plato aporta mucha energía y es perfecto para los deportistas y los amantes de la comida sana.

Fruta Acai

Se dice que la acción antioxidante de las bayas de açai es 30 veces mayor que la del vino tinto y 3 veces mayor que la de los arándanos, ambos ricos en antocianinas y conocidos por su efecto antioxidante.

Las bayas de açaí son ricas en proteínas, vitaminas A, B y C, fibra y minerales, sobre todo calcio, y especialmente ácidos grasos esenciales (omega 3, 6 y 9). Contienen ácido oleico y ácido linoleico, a los que se atribuye un efecto reductor de la colesterolemia y, por tanto, beneficioso para el sistema cardiovascular y circulatorio y para la prevención de numerosas enfermedades relacionadas con los niveles elevados de colesterol en sangre.

Los ácidos grasos esenciales contenidos en las bayas de açai son muy importantes para el sistema circulatorio, ya que contribuyen a un efecto protector del corazón y del sistema cardiovascular. También a nivel cardiovascular, el açai ha demostrado tener beneficios para contrarrestar los efectos secundarios naturales de la menopausia, gracias a su efecto antioxidante y anticancerígeno.

Acai en polvo tal y como se utiliza

El ácido oleico, los ácidos grasos poliinsaturados y los fitoesteroles, ayuda a controlar los niveles de colesterol en sangre y tiene un efecto sinérgico con las acciones anteriores. Otros efectos Combate la inflamación

Los antioxidantes que contienen las bayas de Acai ayudan a desintoxicar el organismo y a reforzar el sistema inmunitario contra las infecciones. Además, los fitocomplejos presentes ejercen una acción tónica y pueden favorecer el sistema inmunitario. Según las pruebas preliminares, los beta-fitosteroles parecen apoyar las condiciones debilitantes causadas por el estrés físico severo.

La presencia de ácidos grasos como el omega-3, el omega-6 y el omega-9 favorece la reducción de los niveles de colesterol, con un efecto protector sobre el sistema circulatorio y la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Cómo se obtiene el zumo El Acai se recolecta de forma no invasiva y debe procesarse en poco tiempo tras la recolección, ya que tiende a perecer con facilidad. Tras el procesamiento, el producto aparece como una pulpa púrpura, que se somete a un proceso de pasteurización y se congela inmediatamente (estos procesos tecnológicos reducen significativamente el potencial antioxidante y vitamínico del producto).