¿Cuántos tipos de coles de Milán hay?

¿Cuántos tipos de coles de Milán hay?

La familia de las coles

Receta con lombarda: hemos pensado en recomendar una ensalada con lombarda y bacon. Esta guarnición caliente se prepara rehogando la cebolla blanca en aceite y añadiendo después el tocino, la col y, si se desea, las manzanas cortadas en dados. ¡Delicioso!

Receta de coles de nabo: por su sabor ligeramente ácido, puedes combinarlas con patatas y hacer deliciosos flanes. Cocer ambas verduras en agua con sal y luego mezclarlas con un huevo, queso, sal y pimienta. Hornea los flanes a 180°C y disfrútalos con una fondue de queso.

Receta de col china: Puede preparar fideos chinos y aderezarlos con una salsa de col china en combinación con ingredientes como gambas, brotes de soja, cebolleta y salsa de soja, entre otros. ¡Diviértete y crea algo original!

Receta de coliflor: aquí mantenemos la sencillez con una deliciosa pasta de coliflor. Se saltea en una sartén con ajo, aceite y guindilla y luego se condimenta la pasta con queso y quizás unas láminas de almendra. Un plato sencillo, natural y ligero, pero delicioso al mismo tiempo.

Imágenes de coles

La col y la col de Milán requieren un suelo bien abonado desde el otoño con estiércol maduro, abono o harina de carne y hueso; un abono adicional muy eficaz podría ser la harina de roca y el macerado de ortiga. Nota: la sobrefertilización es tan perjudicial como el uso de un suelo empobrecido.

Hoy vamos a descubrir cómo cocinar una verdura típicamente invernal y muy resistente al frío: la col, que pertenece a la familia de las Brassicaceae. Junto con la col de Milán, la col (con su forma redonda o delgada)…más

Tipos de coles chinas

Pero, ¿cuál es la mejor manera de cocinar la col para servirla como guarnición o como verdadero plato principal? En primer lugar, debemos saber cómo elegir el adecuado y, a continuación, cómo limpiarlo, cortarlo y cocinarlo en función de los usos que pretendamos darle y del plato que queramos preparar. Averigüemos todo en detalle.

La col se suele cortar en tiras bastante finas y se cuece en una sartén con un diente de ajo o un poco de cebolla, guisándola a fuego lento y regándola con caldo de verduras.

Los platos cocinados, en cambio, se conservan cerrados en un recipiente hermético durante un par de días, pero antes de volver a servirlos hay que saltearlos en una sartén o durante unos minutos en el horno convencional o en el microondas. Así estarán tan calientes y apetecibles como cuando las hiciste.

Col de hoja larga

Debido a sus efectos reconstituyentes de vitaminas, remineralizantes y, sobre todo, favorecedores del movimiento intestinal, ejerce una acción preventiva contra muchos cánceres (especialmente los intestinales) y, al constituir una masa diluyente y un tampón químico, combate las úlceras gastroduodenales.

Por otra parte, la navegación durante largos periodos sin tocar tierra, y sin alimentos frescos, pronto mostró problemas orgánicos, nerviosos y gástricos muy graves en los marineros, que más tarde se revelaron como “deficiencia de vitamina C”, (las reservas de vitaminas del cuerpo, si no se reponen, se agotan con bastante rapidez).

Pronto, todos los barcos que navegaban por el océano disponían de una gran cantidad de coles frescas a bordo, lo que permitía, gracias a esa hortaliza fresca, rica en vitamina C (la vitamina C se degrada con la cocción), realizar viajes de muchas semanas sin tocar tierra. Al recalar en tierra, en cualquier parte del mundo, se buscaban coles (o plantas similares de la misma familia, o cítricos, según la latitud) para reponer las existencias.