¿Por qué los buñuelos se vuelven grasos?

¿Por qué los buñuelos se vuelven grasos?

Buñuelos de Brescia

Entonces… 400 g de harina blanca100 g de almidón de almidón3 huevos4 cucharadas de azúcar3 cucharadas de aceite3 cucharadas de anísCáscara rallada de un limónCáscara exprimida de medio limón1 paquete de levadura en polvo sin vainilla1 pizca de salUna pizca de leche según sea necesario (sólo si están duras)Después de la cocción: azúcar glas de vainilla para poner por encima una vez cocidasPara la cocción: manteca o aceite para freír Mezclar todos los ingredientes y si están duras ablandarlas con un poco de leche. A continuación, coge una sartén alta y estrecha y pon un poco de manteca o aceite (tiene que ser mucho porque las castagnole tienen que flotar en ella mientras se cocinan sin tocar el fondo para evitar que se quemen). Cuando la manteca/aceite hierve se hacen bolitas (yo uso una cucharilla con la que cojo la masa y la subo con un tenedor para que acabe en la sartén) y se dejan dorar, dándoles la vuelta por los dos lados (¡que sean pequeñas porque suben y se hacen grandes!). El fuego debe ser alto (para evitar que se empapen de aceite), pero no demasiado (si no se cocinan por dentro). Cuando estén dorados los sacas y los pones sobre papel secante. Una vez cocidos puedes ponerlos en un bol o en una bandeja y espolvorearlos con azúcar glas, ¡que aproveche! ¡¡¡Gracias rita, parecen fáciles de hacer, cuando ponga en práctica tus consejos te haré saber el resultadograziegraziegrazie!!!

También puedes leer:   ¿Cómo hacer hinojo gratinado sin parrilla?

Harina para tortitas

Dulces fritos de carnaval, del tamaño de una castaña (de ahí su nombre), las castagnole se disfrutan mejor calientes, quemándose los dedos, pero también están buenas tibias e incluso frías. Siempre que se preparen con las recetas adecuadas y sin cometer errores.

Una vez que hayas decidido qué masa quieres hacer, no te cortes. ¿Le gustaría tener sultanas en él? ¿Una ralladura de limón o de naranja? ¿Una pizca de licor, de anís de los años 70 a ron? ¿Un toque rosa y kitsch de alkermes (para los que les gusta el género)? ¿Un toque de canela?

170-175° grados, es decir, no demasiado alto y violento que se queme (dejando, como decíamos, el interior crudo), pero definitivamente no demasiado bajo, en cuyo caso su comida frita se volvería (irremediablemente) empapada de aceite, blanda, pesada, incomible.

De la sartén al papel secante, y luego inmediatamente al azúcar: todo en rápida sucesión. Porque si las castagnole no están hirviendo, el azúcar no se pega sino que se escapa. ¿Lo has olvidado? Compénsalo utilizando azúcar glas.

Por qué las tortitas se vuelven duras

Si quiere probar los buñuelos de castañas, necesitará: 250 g de harina de castañas; 25 g de pasas sultanas; ½ vaina de vainilla; 1 vaso de vino blanco; azúcar glas; 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra; aceite de cacahuete. En primer lugar, ablande las pasas sultanas en el vaso de vino blanco dulce; retire las semillas de la vaina de vainilla con un cuchillo pequeño y mézclelas con 300 ml de agua. Pasar la harina a un bol y verter el agua de vainilla, removiendo con un batidor hasta obtener una masa cremosa y suave. Añadir la cucharada de aceite, mezclar y dejar reposar la mezcla durante aproximadamente 1 hora. Añadir otros 30 ml de agua y las pasas de Corinto escurridas y exprimidas. Calentar el aceite de cacahuete en una sartén grande y poco profunda. Echar un poco de masa cada vez con una cuchara y freír durante medio minuto hasta que se formen buñuelos dorados. Retirarlas con una espátula, dejarlas escurrir sobre papel de cocina y espolvorearlas con azúcar glas.

También puedes leer:   ¿Cómo evitar que el pastel se agriete?

Tortitas de chisulín

Es aconsejable evitar sazonar nuestros alimentos fritos con sal antes de freírlos. La sal acelera la alteración de los aceites y las grasas, y además empuja el agua contenida en el interior del propio alimento hacia el exterior, desprendiendo también la corteza del pan (en las patatas fritas empanadas).

Por supuesto, una vez lavados los alimentos que se van a freír, hay que secarlos perfectamente con un paño de cocina o papel de cocina, para que el aceite caliente no salpique al entrar en contacto con el agua, y para que no se desprenda el pan rallado o la harina.