¿Qué región inventó los ñoquis?

¿Qué región inventó los ñoquis?

El origen de los ñoquis en la región

Se dice que el nombre deriva del longobardo knohha, que significa nudillo, nudo. Los que piensan, por tanto, que los ñoquis son una manifestación de las patatas de otra forma, una monorrepresentación en el tubérculo, están muy equivocados.

Los ñoquis originales, realmente feos admitámoslo, se hacían mezclando diferentes tipos de harina con un poco de agua y sal, para cocerlos en agua hirviendo. Si quiere hacerse una idea, busque información en los libros de cocina medievales y renacentistas (llamados zanzarelli, que todavía existen).

En resumen, los ñoquis a la sorrentina, orgullo de la cocina napolitana, están avisados: un ejército de harina, maíz, pan, sémola, castañas, calabazas y espinacas se desplaza desde otras regiones de Italia dispuesto a destronarlos.

En la zona de Mantua, la gloria local de origen campesino son los capunsei: pequeños, alargados y de forma cónica, se preparan con pan duro rallado, queso grana, nuez moscada, un diente de ajo machacado, un poco de mantequilla derretida y huevos. Cocidos en caldo hirviendo, se sirven, secos, con diversos condimentos: mantequilla y salvia, tomate, salami mantuano bien dorado o con hierbas.

Gnocchi wikipedia

Puede que su nombre no suene apetecible, pero le aseguramos que son increíblemente deliciosos, ya que están hechos con harina blanca y trigo sarraceno, y luego se sirven con queso fontina o tomino derretido por el calor.

Estas bolas se hacen con una mezcla de pan, huevos, leche, cebolla, perejil y cebollino. Originalmente se servían en un caldo de carne, pero hoy en día se ha impuesto la mantequilla derretida y el queso rallado.

También puedes leer:   ¿Qué puedo hacer si la lasaña ha salido demasiado seca?

Los spatzle son otra masa, procedente del mundo alemán, que utiliza harina de trigo, agua, huevos, espinacas, hierbas y queso ricotta en pequeñas bolas irregulares de mezcla. Se sirven con el añadido de bacon, queso fundido y nata, ya sea como entrante o guarnición.

Se pueden cocinar tanto en la sartén como en el horno, pero en este último podemos ser testigos de la maravilla de la mozzarella fibrosa. Así que hierve los ñoquis con antelación y luego viértelos en una sartén y cúbrelos con capas de tomate, mozzarella y un chorrito de aceite.

¿De dónde vienen los ñoquis?

Entre las influencias longobardas y los orígenes emilianos, esta receta ha echado sus raíces en las provincias de Módena, Reggio Emilia y Bolonia, hasta el punto de ser reconocida como “producto alimenticio tradicional” (PAT). Pero cuidado, porque entre una zona y otra hay algunas pequeñas diferencias que también se reflejan en los distintos nombres con los que se le llama. ¿Tiene curiosidad por saber cuáles son todas las variantes del gnocco fritto?

Este viaje por Emilia-Romaña termina aquí: hemos descubierto todas las variantes del gnocco fritto, en una maraña de nombres y tradiciones diferentes que, al final, encierran el mismo amor por la cocina. Díganos, ¿qué preparación prefiere? ¿Y cómo le gusta combinar el gnocco fritto (o crescentina, torta fritta, pinzino, chisolino)?

Datos interesantes sobre los ñoquis

Continuando su viaje culinario hacia el sur, aparece el término gnocco o ñoqui, palabra que en el segundo milenio se extendió por el Véneto y el valle del Po para designar bocados de pasta, similares a los nudos de madera.

También puedes leer:   ¿Cuánto tiempo está el guanciale en la nevera?

Los ñoquis son un plato de pobres, que rara vez encuentran un lugar en los recetarios gastronómicos de la alta cocina. Formados por harina mezclada con agua o, a lo sumo, con algunos huevos, con forma de cilindro pequeño y corto, a menudo deformado para imprimir una superficie irregular (el interior de un rallador o un tenedor), hervidos y condimentados con salsa o mantequilla y queso, son un plato tradicional de la cocina véneta, emiliana y piamontesa.

Los ñoquis, que empezaron siendo trozos de masa de harina cocida en agua, forman parte de las pastas de trigo blando que hacen cola y que los antiguos griegos llamaban pegamento, al menos si creemos a Costanzo Felici (1525-1585).