¿Cuánto tiempo se debe marinar la carne de jabalí?

¿Cuánto tiempo se debe marinar la carne de jabalí?

Cómo cocinar el jabalí en salsa

Aceitoso: presente en el aceite de oliva virgen extra, pero también en el aceite de semillas o en la mantequilla. Estos ingredientes retienen el agua, impidiendo que la carne se deshidrate antes de la cocción o que se seque mientras la preparas.

Para volver a cocinar la marinada cocida, hay que sacar la carne y escurrirla. Ahora vierte el líquido en un cazo y añade medio vaso de vino, medio de limón o vinagre y medio de aceite. Ahora pon la carne dentro de un bol, y añade la marinada que has renovado con los nuevos líquidos.

Para un kilo de carne, utilice 100 g de cebollas, 100 g de zanahorias, 2 puerros, perejil, 1 rama de apio, 1 diente de ajo, 1 ramita de tomillo, 2 hojas de laurel, 4 vasos de buen vino tinto, 1 vaso de buen vinagre, 3 cucharadas de aceite de oliva, granos de pimienta, 10 g de sal.

Una vez elegido el vino que mejor se adapte a la carne, necesitarás también 3 cucharadas de aceite, 1 zanahoria, 1 puerro, 1 cebolla, 3 clavos de olor, 1 ramita de tomillo, 2 hojas de laurel, 2 tallos de perejil, sal, pimienta.

Guiso de jabalí receta de la abuela

Además, los azúcares del adobo -presentes en el vino, el limón, el vinagre o la cerveza utilizados como base ácida- favorecen la activación de la reacción de Maillard, el proceso químico que une proteínas y azúcares gracias a la energía que proporciona el calor.

En cuanto al marinado, los mejores ácidos para la carne son el vinagre, el zumo de limón o lima, la salsa Worcestershire y la salsa de soja. Para la parte grasa, se recomienda el aceite de oliva. También se puede añadir azúcar en polvo o miel para dar a la carne un aroma dulce o un color casi acaramelado. Por último, añada aromatizantes como ajo machacado, romero, escamas de chile rojo, jengibre, laurel y otros aromas. El pimentón y las guindillas frescas son ideales para dar un toque picante pero ahumado.

También puedes leer:   ¿Qué pasa si como nueces todos los días?

Prepare una mezcla compuesta por medio litro de vino tinto, 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 2 hojas de laurel, sal y pimienta, romero, 6 bayas de enebro, dos dientes de ajo machacados, una cebolla y una zanahoria finamente picadas y deje reposar el cordero en ella el tiempo necesario.

Láminas de jabalí a la sartén

IngredientesPara esta receta he seguido las indicaciones que recibí de un miembro del foro Gambero Rosso de la Toscana (Paperofranco) sobre cómo cocinar jabalí guisado, una receta que recomiendo, da mucha satisfacción. Las dosis son indicativas para 500/600 g de jabalí.

Después de escurrir la carne en agua fría, marínela en un recipiente grande con el vino o el agua y el vinagre y las hierbas, y manténgala en la nevera durante al menos 12 horas.  Antes de la cocción, escurrir la carne en un colador de pasta y dejarla allí durante al menos media hora. El adobo y los condimentos deben desecharse.

Jabalí asado al vino blanco

Para marinar el estofado de jabalí, corta la carne en trozos pequeños y colócala en una sartén. Añade una zanahoria, una cebolla y un apio picados y los condimentos, es decir, una ramita de romero, unas hojas de salvia, tres clavos, dos hojas de laurel, tres bayas de enebro y unos granos de pimienta. Verter la leche entera para que cubra la carne, tapar todo y dejar marinar durante 10 horas en la nevera.

Una vez transcurrido el tiempo, escurrir todo, retirando las hierbas. A continuación, se colocan los cubos de carne seca con papel en una sartén grande, se enciende el fuego y se tapa durante unos minutos para que la carne desprenda el agua. Repite el proceso un par de veces para eliminar definitivamente el olor salvaje.

También puedes leer:   ¿Qué desayuna la gente en Japón?

En este punto, picar una cebolla, una zanahoria, una rama de apio y dos dientes de ajo. Ponerlas en otra sartén con cuatro cucharadas de aceite y añadir una ramita de romero, unas hojas de salvia y dos hojas de laurel. Se fríe durante 20 minutos, luego se retiran las hierbas y se añade la carne, friéndola unos minutos más. Añadir 400 g de puré de tomate y empezar a cocinar a fuego lento con la tapa casi cerrada. Cada media hora más o menos, revuelva todo y humedezca la carne con caldo o agua caliente. Después de un par de horas, sazonar con sal y añadir guindilla al gusto.