¿Cómo conservar los productos lácteos?

¿Cómo conservar los productos lácteos?

Pasteurización de la leche cruda

¿Conoces la diferencia entre las palabras “ser consumido por…” y “preferentemente por…”? ? Estos términos se definen en el reglamento europeo sobre información alimentaria al consumidor:1,2

(!) Por supuesto, las fechas indicadas sólo son válidas si se siguen correctamente las instrucciones de conservación de las etiquetas. Asegúrese de leer y seguir las instrucciones del fabricante (por ejemplo, “una vez abierto, consérvelo en el frigorífico y consúmalo antes de tres días”).

No todos los alimentos necesitan refrigeración para conservarse adecuadamente. Las estanterías limpias, secas y frescas (por debajo de 25ºC) son el mejor lugar para guardar el pan, los alimentos secos (en bolsas o recipientes cerrados), los tarros sin abrir, los frascos y las bebidas.

También hay que asegurarse de no guardar la comida en el suelo para evitar atraer insectos o roedores y utilizar armarios diferentes para los productos de limpieza y los químicos del hogar para evitar cualquier accidente.6

Pasteurización de la leche en frío

En el marco de las tecnologías aplicadas, la tecnología conservera es un campo de estudio y aplicación que tradicionalmente complementa las ramas fundamentales de las industrias agrícolas (industria vinícola, industria láctea, almazaras, etc.).

Conservar significa conocer las causas del deterioro de los alimentos y los factores de crecimiento de los microorganismos, para intentar contrarrestar sus efectos. Esto debe hacerse tanto a nivel de la producción industrial y la comercialización, como a nivel del consumidor final.

Además del valor nutricional, en los procesos de conservación también se presta atención al aspecto y al sabor, especialmente en las economías de mercado, donde estos parámetros aportan un valor añadido a los alimentos.

También puedes leer:   Cómo conservar el chucrut fermentado

Aunque la conservación de los alimentos en la Edad Media se limitaba a unos pocos procesos que implicaban el uso de aire, hielo, sal o humo, en el norte de Europa existían unas salas conocidas como “nevaie” o neveras construidas en piedra y utilizadas para almacenar la nieve.

Fermentos lácticos dejados en caliente

Se cree que los alimentos en escabeche tienen su origen en la India y Oriente y que luego se introdujeron en el mundo occidental a través de las rutas comerciales. Los encurtidos indios, llamados achar, se elaboran comúnmente con mango y lima, pero también pueden hacerse con ingredientes exóticos como pétalos, jacinto, tallo de loto y ñame morado. Los chinos lo encurten todo: verduras, carne, fruta y frutos secos. De hecho, algunos alimentos, como las ciruelas, sólo se comían en salmuera.

Rusia, debido a su proximidad con Asia y a los duros inviernos con temporadas agrícolas cortas, desarrolló una pasión por la salmuera, conocida como “solenie” (“sol” en ruso significa “sal”). Los agricultores tenían que encontrar la forma de conservar las coles, las setas y los pepinos durante todo el invierno. La salmuera era el método que buscaban.

El descubrimiento accidental del yogur se remonta al tercer milenio antes de Cristo. Los pastores de cabras descubrieron que la leche transportada en sacos de piel de oveja se convertía en una sustancia sólida y cremosa: las bacterias de la piel del animal desencadenaban el proceso de fermentación. De hecho, la palabra “yogur” deriva de un antiguo término turco que significa “cuajado” o “coagulado”.

¿Cómo conservar los productos lácteos? del momento

Inicio / Seguridad alimentaria / Leche y productos lácteos: ¿cuáles son las normas correctas de almacenamiento? Un vídeo de IZSVe sobre seguridad alimentaria explica Leche y productos lácteos: ¿cuáles son las normas correctas de almacenamiento? Un vídeo sobre seguridad alimentaria de IZSVe explica

También puedes leer:   ¿Dónde se almacena la sal?

Una vez en casa, los productos lácteos deben conservarse en el estante central del frigorífico (4-5° C) y no deben consumirse en absoluto si el envase está hinchado o supera la fecha de caducidad, indicada por la mención “consumir preferentemente antes de”. Para la conservación de la leche fresca, los tiempos varían en función del tratamiento térmico al que se someta el producto: diez días para la leche microfiltrada, 6 para la pasteurizada y sólo 3 para la cruda. Recuerde que la leche cruda debe ser absolutamente hervida antes de su consumo para esterilizarla.