¿Cómo se consigue la col morada?

¿Cómo se consigue la col morada?

Origen de la coliflor morada

Cuando se cocinan, las hojas rojas se vuelven azuladas en contacto con el agua. Añadiendo zumo de limón o un chorrito de vinagre al agua de cocción, el color morado conserva su brillo.

En este punto, enharine la tabla de pastelería y transfiera la masa a ella, añadiendo harina según sea necesario pero sin exagerar, de lo contrario obtendrá ñoquis demasiado duros. Deberá obtener una bola muy suave, de la que desprenderá trozos para reducirlos en hebras de aproximadamente 1,5 cm de grosor.

Cortar las hebras en trozos de unos 2 cm. Pasar las albóndigas por las puntas de un tenedor o darles forma redondeada con las manos. Dejar reposar sobre una tabla de pastelería enharinada durante 15-20 minutos.

Empieza por rehogar la cebolla con la lombarda y 4 cucharadas de aceite a fuego fuerte durante 5 minutos. A continuación, añadir la nata y la leche. Sazonar con sal, cubrir con una tapa y continuar la cocción durante 20 minutos, removiendo de vez en cuando. Mientras tanto, cuece la pasta en abundante agua con sal y escúrrela cuando esté al dente. A continuación, se vierte en la sartén con la salsa, se añade la ricotta y se saltea durante un par de minutos. Servir con una generosa espolvoreada de pimienta.

Coliflor amarilla

Entre las sales minerales se encuentran el hierro y el calcio, esenciales para combatir la osteoporosis, y luego el potasio, un valioso aliado para controlar la presión arterial y la eficiencia muscular. Por último, un excelente aporte de fibra, necesaria para el correcto funcionamiento de la flora bacteriana y el tránsito intestinal.

También puedes leer:   ¿Cómo comer fruta sin engordar?

Transcurrido este tiempo, se añade el medio litro de agua restante y se cuece durante otros 10-15 minutos. Una vez terminada la cocción, apagar el fuego, añadir la nata fresca y remover bien.

Escurrir la col de la marinada y enjuagarla, colocarla en un bol junto con las judías, los gajos de mandarina y la mejorana recién pelada. Aderezar con la emulsión de miel, mezclar bien y salpimentar al gusto. Por último, servir.

Pasar a la olla y mantener el caldo de verduras caliente. Poner una sartén al fuego, un chorrito de aceite y guisar la cebolla a fuego suave durante un par de minutos. A continuación, echar la col morada, tapar y cocinar durante 5 minutos, lo suficiente para que las hojas se ablanden. Pasar unos 2/3 de la col a un vaso alto y estrecho y batir con una batidora de inmersión hasta conseguir una crema.

Coliflor naranja

Por ejemplo, los adultos con artritis que envolvieron sus rodillas en hojas de col una vez al día informaron de un dolor significativamente menor al final del estudio de 4 semanas. Sin embargo, las envolturas de coles redujeron el dolor con menos eficacia que un gel analgésico tópico (9 Fuente fiable).

Además, las hojas de col parecen reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación de los senos debido al aumento de la leche y el flujo sanguíneo durante el periodo postparto temprano (10 Fuente fiable).

Por ejemplo, 1 taza (89 gramos) de col morada cruda contiene alrededor del 56% de las VD de vitamina C, que desempeña un papel en la formación de los huesos y ayuda a proteger las células óseas de los daños (18 Fuente fiable).

También puedes leer:   Cómo espesar la mermelada de higos

La vitamina K1 se encuentra principalmente en los alimentos vegetales, como las verduras de hoja verde y las crucíferas. Esto la distingue de la vitamina K2, que se encuentra en los productos animales y en los alimentos fermentados.

Hay pruebas de que ambas formas de vitamina K desempeñan un papel en el mantenimiento de unos huesos fuertes y sanos, aunque se necesitan más investigaciones para identificar los efectos específicos de cada una (19).

Recetas con brócoli morado

Las albóndigas de col morada y patatas son un plato principal vegetariano sabroso, sano y ligero: una forma perfecta de hacer que tus hijos también coman verduras. Se preparan rápidamente y se cuecen en el horno, tras la cocción quedan crujientes por fuera y suaves y cremosos por dentro. Son una verdadera delicia, con cero culpa.

Con un machacador, triturar las patatas después de escurrirlas y ponerlas en un bol, coger una parte de la col, también escurrida, y triturarla con una batidora de inmersión. Añadir la parte cortada y los trozos enteros al puré de patatas.

Coge una sartén, caliéntala y pon los piñones en ella, tuéstalos sin añadir grasa. Serán la parte crujiente de las albóndigas. Añadir un huevo batido a la mezcla de patatas y col, el queso parmesano, el pan rallado, la nuez moscada y los piñones cuando estén cocidos.

Remover hasta que la mezcla esté suave y ligeramente compacta. Déjelo reposar durante 10 minutos.  Verter el pan rallado en un plato, formar bolitas con la mezcla con las manos, aplastarlas y pasarlas por el pan rallado por ambos lados. Colóquelos en una bandeja de horno forrada con papel de hornear, vierta un poco de aceite y hornee en un horno estático a 180° durante 15 minutos.

También puedes leer:   ¿Cómo se puede comer la fruta de mango?